¿Qué es la tecnología RFID?

Las siglas RFID (Radio Frequency Identification) significan identificación por radiofrecuencia. La tecnología RFID se basa en el intercambio de datos a través de ondas de radio con el propósito fundamental de transmitir la identidad de un objeto.

Para ello se utilizan pequeños dispositivos (denominados etiquetas, tarjetas, transpondedores o tags RFID) en los que se han grabado los datos y que contienen antenas para permitir recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-receptor RFID.

La identificación por radiofrecuencia (RFID) es una de las tecnologías con mayor crecimiento y que más beneficios aportan a las empresas que la están adoptando. Además ofrece una serie de ventajas importantes en comparación con otras formas de captura de datos:

  • Permite monitorizar y capturar datos en entornos inadecuados para los operarios, ya que la lectura de las etiquetas no requiere ningún trabajo.
  • Permite realizar más de mil lecturas por segundo, ofreciendo una alta velocidad y una gran precisión.
  • Los datos de una etiqueta RFID se pueden modificar reiteradamente.
  • A diferencia del código de barras, no se necesita una línea directa de visión entre la etiqueta y el lector.
  • Miles de empresas de múltiples sectores han explotado las ventajas de la identificación por radiofrecuencia para realizar operaciones que monitorizan procesos, proporcionan datos precisos en tiempo real, realizan el seguimiento de bienes e inventarios y reducen las necesidades de mano de obra.
  • La tecnología RFID se puede utilizar conjuntamente con sistemas de códigos de barras y redes inalámbricas.

Cómo funciona

Los sistemas RFID constan de etiquetas de RF o transpondedores (término que viene de la fusión de “transmitir” y “responder) que se aplican al objeto, normalmente formando parte de etiquetas adhesivas de códigos de barra aunque pueden tomar múltiples formas (pulsera, tarjetas, etc.).

El lector envía una señal de radio que es recibida por todos los transpondedores que trabajan en la misma frecuencia. Los transpondedores reciben la señal a través de sus antenas y responden transmitiendo los datos que almacenan.

El transpondedor puede almacenar múltiples tipos de datos, como el número de serie, instrucciones de configuración, historial de actividad (por ejemplo, fecha del último mantenimiento, paso del transpondedor por una ubicación concreta, etc.) o incluso la temperatura y otros datos proporcionados por sensores. El dispositivo de lectura/escritura recibe la señal del transpondedor a través de su antena, la descodifica y transfiere los datos al sistema informático a través de una conexión de cable o inalámbrica.

Otras noticias que te pueden interesar

¡Adiós a las facturas en papel!
Como ya comentamos la semana pasada, Document Capture ha obtenido la certificación por parte de la Agencia Estatal de Administración
¡Ciao Navision! ¡Bienvenido Dynamics 365 Business Central!
Como ya hemos ido explicando durante los últimos blogs, Dynamics 365 Business Central ha llegado para quedarse. Microsoft ha lanzado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *